SECUENCIA




Es una composición litúrgico-musical que precede en algunos casos al «alleluia».

Nació en el siglo V, cuando comenzó a amplificarse musicalmente la a final del «alleluia». 

Por su carácter festivo, estas amplificaciones se denominaron júbilos. Posteriormente, en el siglo IX, comenzaron a llamarse secuencias, por ser una continuación del «alleluia».

En el siglo VII se las dotó de letra para facilitar su canto. Durante los siglos IX-XII tuvieron tanto éxito, que llegaron a existir cerca de cinco mil secuencias.

El Misal de San Pío V no admitió, sin embargo, más que cuatro. En el Misal de Pablo VI son también cuatro:

Victimae Paschali (octava de Pascua),
 

Veni Sancte Spiritus (Pentecostés),
 


Lauda Sion (Corpus Christi) y
 

Stabat Mater (Virgen de los Dolores, 15 de septiembre). 
 

Las dos primeras son obligatorias, mientras que las otras dos son facultativas.
También es facultativa la Victimae Paschali durante la octava, pero no el día de Resurrección.