Ficha Técnica de "POVEDA"

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

CINEFORUM DE VALORES (VI TEMPORADA, 30.ª SESIÓN)

 

 “Poveda”

 

26 de febrero de 2017 a las 18:00 horas

 

FICHA TÉCNICA  

 

Dirección: Pablo Moreno. Guión: Pedro Delgado y Pablo Moreno. Duración: 110 mins. País: España. Año: 2016.[1]

 

SINOPSIS 


Pedro Poveda Castroverde (1874-1936), sacerdote, pedagogo, humanista e innovador, nació en Linares (Jaén). Tras diversos trabajos educativos fundó la Institución Teresiana, asociación laica comprometida con la misión de “llevar a la sociedad la buena nueva de la educación y de la cultura”, y que supuso un gran impulso para la incorporación de las mujeres a la acción social, educativa y profesional del mundo contemporáneo. El papa Juan Pablo II lo beatificó y canonizó el 10 de octubre de 1993 y el 4 de mayo de 2003, respectivamente.

 

La película se articula a través de la trama del “interrogatorio” y de la foto de Manolo, “el niño cuevero de Guadix”. Los recuerdos del protagonista en “flash back” desvelan los episodios históricos de Guadix, Covadonga, Jaén y Madrid, auténticos hitos de la trayectoria social y educativa de Poveda.

 

GUADIX, DÍAS LUMINOSOS. EL JOVEN SACERDOTE

 

Ordenado sacerdote el 17 de abril de 1897, Poveda es destinado a Guadix (Granada), donde desempeña diversos cargos eclesiásticos. Cerca del seminario donde ejerce como profesor se divisan unas cuevas excavadas en la tierra blanda de las colinas que rodean la ciudad. Allí viven los “cueveros”, personas pobres sin escuelas ni servicios básicos que viven marginados del resto de la sociedad. Poveda, conmovido, se siente urgido a actuar con una simpatía, cariño, dedicación y escucha que superan cualquier dificultad. Improvisa una catequesis para aquella gente sencilla que, en su palabra y en su gesto cercano, va captando la autenticidad de una vida orientada hacia Dios. Con su evangelización Poveda les ayuda a descubrir la injusticia de su hambre e ignorancia, convenciéndoles de la necesidad de aprender y de que se les reconozca como personas dotadas de una dignidad inherente y esencial. Así surgen las “Escuelas del Sagrado Corazón”, sostenidas por la caridad para la enseñanza gratuita de las clases más humildes.

 

COVADONGA, AÑOS DE SOLEDAD Y SANACIÓN. INICIO DE LA “BUENA IDEA”

 

Las hostilidades hacia aquel “jovenzuelo” tan brillante determinan su salida de Guadix el 11 de febrero de 1905. Tras una breve estancia en Linares, su ciudad natal, el 11 de octubre de 1906 toma posesión como canónigo del Santuario de Covadonga. Un Poveda muy activo intelectualmente no deja de leer, escribir, reflexionar y rezar, volcándose también con los peregrinos. Crea un centro pedagógico y una revista (“La Enseñanza moderna”) hasta que, con el apoyo de algunas maestras, abre la “Academia de Santa Teresa”, inicio de una red que dará origen a la “Institución Teresiana”. El objetivo de estos proyectos, a la vanguardia de la renovación pedagógica, es la adecuada formación del profesorado seglar de primera enseñanza en todos los aspectos humano, cultural, espiritual, pedagógico, social y profesional, incluyendo posteriormente a obreras y mujeres que pretendían ingresar en la Universidad. De este modo adquieren centralidad el educador y el estudiante como agentes privilegiados para la transformación de la sociedad y de la vida humana. Estos centros enarbolan un estilo propio e inconfundible encaminado a fomentar el estudio, el sentido ético del trabajo y el interés por el conocimiento; promover la tolerancia, la alegría, el diálogo y el horizonte de una sociedad más justa; afirmar el sentido trascendente de la vida; y formar en la solidaridad. Además Poveda obrará el milagro de la fraternal unión entre jóvenes de muy diversas aptitudes, temperamento y condición social.

 

JAÉN, LOS DÍAS DORADOS. LA OBRA TERESIANA SE CONSOLIDA

 

En el verano de 1913 el Padre Poveda se traslada a Jaén, donde pone en marcha una nueva Academia bajo la dirección de M.ª Josefa Segovia Morón, estrecha colaboradora de Poveda gracias a su dedicación total a la Institución Teresiana. Fueron tiempos muy fecundos, aunque no exentos de conflictos, incomprensiones y de una atmósfera hostil en el mundo educativo. Estas circunstancias no impidieron el reconocimiento en 1917 de las Academias en Jaén como institución benéfico docente tanto por las autoridades civiles como por las eclesiásticas.

 

MADRID, CLAROSCURO. CULMINACIÓN DE LA OBRA TERESIANA

 

Poveda llega a la capital de España en 1921, donde la Obra Teresiana lleva ya varios años de desarrollo. La Institución Teresiana cristaliza como entidad dotada de estructura organizativa, boletín y publicaciones, así como asociaciones a las que acuden personas con diferentes tipos de compromisos pero la misma finalidad. En 1922 hay 12 Academias en diversas ciudades de España, varios centros pedagógicos y una red de maestras, profesoras e inspectoras dispersas por los pueblos: incluso traspasa las fronteras de España, alcanzando a Chile (1928) e Italia (1934). El sueño de vivir “como los primeros cristianos” cobra plena realidad. Poveda colabora con diversas instancias sociales y eclesiales: es capellán real y forma parte de la Junta Nacional contra el Analfabetismo, de la Federación de Amigos de la Enseñanza, y de la Hermandad del Refugio… La institución recibe la aprobación del Papa Pío XI en 1924 como “Pía Unión”.

 

Proclamada la II República, las nuevas autoridades educativas, inspiradas en el ideario de la Institución Libre de Enseñanza alumbrado por Francisco Giner de los Ríos, compartirán con la institución teresiana la visión modernizadora y el propósito de elevar de la posición social de la mujer. Sin embargo el polarizado clima social y político propicia la revisión de la cuestión religiosa y de las relaciones de la Iglesia con el Estado bajo el signo de la desconfianza. Poveda seguirá defendiendo las líneas maestras de su plan: promoción de las personas y de la mujer en particular a través de la educación y la cultura, armonización entre modernidad, ciencia y fe como superación de su secular distanciamiento, percepción de la importancia del naciente movimiento seglar en la Iglesia, mirada al cristianismo primitivo como paradigma del seglar comprometido con la evangelización, y empeño por la renovación cristiana de la cultura.

 

Iniciada la Guerra Civil Poveda ofrece un mensaje superador de las circunstancias de intolerancia, guerra fatricida, dolor y fracaso de aquel momento símbolo. Hoy, como entonces, este santo universal nos conmina a ser crucifijos vivientes, estudiando, conociendo, amando e imitando a Jesús para así pensar, sentir y obrar como Él. Y todo ello sin dejar de ofrecer, según su ejemplo, una constante limosna de cuerpo, espíritu y corazón, bajo la única fuerza de la oración.

 



[1] La presente ficha explicativa ha sido elaborada a la luz del documento “Claves históricas sobre la vida de San Pedro Poveda a partir de la película POVEDA”, preparado por la Institución Teresiana (http://www.pedropoveda.org).